Lunes 21 de agosto de 2017
Home / Ensambladores / El balance óptimo de una PC de gaming
ITSitio_Destacada_embedded_gaming_300

El balance óptimo de una PC de gaming

Los gamers representan un segmento de mercado con un objetivo claro: que sus juegos funcionen con el mayor número posible de cuadros por segundo (fps), sin lag, con la mayor resolución y con un alto nivel de detalles. No se puede ofrecer todo ello dentro de un presupuesto acotado, por lo cual la clave para vender a los gamers consiste en conocer las exigencias de sus juegos preferidos y asesorarlos para que sepan diferenciar los factores decisivos de los irrelevantes.

Por Gustavo du Mortier

Hay quienes definen a las computadoras de gaming como pozos sin fondo en los que fácilmente se pueden ir miles de dólares, si bien también es posible alcanzar altos niveles de calidad y performance con presupuestos acotados. Es por esta razón que el público gamer necesita un asesoramiento adecuado para que su inversión en hardware se oriente a lograr el balance óptimo entre los componentes de la PC, que a su vez sea adecuado para poder obtener una experiencia satisfactoria con los juegos de preferencia.

Indudablemente, el aspecto clave que distingue a las PCs de gaming es la placa gráfica de alto rango. Cuanto más potente sea la placa gráfica, mayor será el rendimiento de la PC con los juegos, aunque (tal como lo comenta Patrick Moorhead, de Moor Insights & Strategy) el escalamiento en potencia debe ir a la par entre CPU y GPU. “Si se parte de una CPU de alta performance, entonces muchos títulos se encontrarán limitados por la GPU en lugar de la CPU, lo que significa que reclamarán mayor performance gráfica de la GPU”, explica Moorhead. “El mayor poder de GPU permite al usuario jugar con mayores índices de cuadros, a mayores resoluciones, y con los detalles visuales activos, todo lo cual se traduce en una experiencia de juego más satisfactoria”.

itsitio_epigrafe_asrock

El gran dilema que se plantea aquí consiste en determinar hasta qué punto se puede escalar en potencia de GPU sin que el equipo se quede corto en potencia de CPU, y viceversa. Y cuando se logra el balance adecuado entre estos dos grandes pilares, cómo empiezan a entrar en juego otros aspectos limitantes, como la motherboard, la memoria, el almacenamiento, el cooling, etc. El lado positivo es que este dilema es común a mucha gente, por lo cual existe también gente dedicada exclusivamente a resolverlo. Es el caso del equipo encargado de Logical Increments, un sitio que se ha ganado el respeto de la comunidad de ensambladores y gamers por recomendar las mejores combinaciones de componentes para ensamblar el equipo ideal para cada juego y para cada presupuesto.

Logical Increments publica y actualiza periódicamente sus guías de ensamblado para los juegos más populares de cada momento. Actualmente se destacan Grand Theft Auto V, Dota 2, League of Legends, Minecraft, Star Wars Battlefront, entre otros. A su vez, el sitio clasifica los builds (ensamblados) en una escala de configuraciones que va desde lo más económico y con menos prestaciones hasta lo más costoso y potente que se pueda adquirir en el mercado. Para cada título, describe la experiencia que se obtiene con cada configuración y con las distintas opciones de FPS o resolución.

Por ejemplo, en el caso de Star Wars Battlefront, con una configuración “modesta” (GPU Radeon R7 360 ó GeForce GTX 750 Ti, CPU Pentium G 3240 ó 3258), la experiencia con una resolución de 1600 x 900 se describe como “jugable” (playable), mientras que con una resolución de 3840 x 2160, la experiencia es (lógicamente) “injugable” (unplayable). A su vez, con una configuración “monstruosa”, que incluye una placa gráfica GeForce GTX 980 Ti X2 o Titan X x2, junto a un Core i7 5960X, el Star Wars Battlefront para ser “muy suave” (very smooth) en la máxima resolución de 3840 x 2160, o “suave como la seda” (silky smooth) si la resolución se baja a cualquiera de las opciones inferiores.

Otros juegos, como el Minecraft o el League of Legends (LoL), tienen menores requerimientos, por lo que se resultan jugables incluso con las configuraciones más económicas, que pueden basarse en CPUs de doble núcleo, pertenecientes a arquitecturas de hace algunos años, con los gráficos integrados en el chip.

LOS CIMIENTOS DE LA PC

Una vez definido el balance óptimo entre los dos componentes clave (CPU y GPU), se debe considerar qué motherboard servirá de sustento a estos componentes, dentro de las opciones compatibles con la CPU y la GPU seleccionadas. En esta instancia, los conocedores sugieren basar la elección primero en la calidad de la placa, para garantizar estabilidad y durabilidad, y en segundo término, en las prestaciones extra y los valores agregados, como por ejemplo funciones de overclocking. Hernán Chapitel, director de ventas para Latinoamérica de ASRock, destaca el hecho de que sus más recientes motherboards de gaming se encuentran fabricados con un PCB de tela de vidrio de alta densidad, “que reduce los espacios entre las capas de PCB para protegerlos de cortocircuitos producidos por humedad”, explica el directivo.

itsitio_epigrafe_e3io_gaming

Otro aspecto que se destaca en los nuevos modelos de ASRock son los contactos de oro de 15μ en los sockets de memoria y de las placas de video “A diferencia de las motherboards tradicionales, que traen contactos de oro de 3-4µ, las motherboards de la serie E3V5 cuentan con contactos bañados en oro de 15µ en los zócalos de memoria y en el puerto PCIe x16, obteniendo una protección anti oxidación superior a la habitual”.

En el caso de Gigabyte, su apuesta por la calidad se fundamenta en una combinación de tecnologías, llamada colectivamente Ultra Durable, que desde sus orígenes (allá por el año 2006) promete máxima estabilidad y durabilidad mediante el uso de capacitores sólidos, chokes de ferrita de hasta 60A y placas de PCB con doble contenido de cobre.

MSI, por su parte, en sus más recientes motherboards de gaming incluye un sistema de soporte de placas gráficas PCIe llamado Steel Armor, el cual está diseñado para proteger las señales de datos contra interferencias electromagnéticas y brindar soporte adicional para placas más pesadas de lo normal. A esto se agregan puntos de soldadura adicionales contra la placa de PCB para ofrecer una mayor resistencia.

Más allá de las características que aseguran una mayor calidad de la mother, el resto son valores agregados que ofrecen los vendors y que pueden ser aspectos decisivos que atraigan a gamers ávidos de gastar sus ahorros en equipar a sus PCs. Los bundles de juegos y los accesorios “virtuales” (como personajes o armas para utilizar en los juegos) pueden parecer poco valiosos, pero no lo son para los gamers. “Todos los usuarios que adquieran una motherboard Heroes of the Storm de edición limitada de Gigabyte, obtendrán de forma gratuita el personaje que se encuentra en el packaging de la mother, como material exclusivo del juego”, comentó Juan Sturla, gerente de marketing de Gigabyte.

El audio de alto nivel es otro aspecto muy valorado por los gamers, que suele aparecer como valor agregado en las mothers destinadas a PCs de juegos. A diferencia de lo que ocurre con el video, no es necesario contar con una placa dedicada para producir audio de alta calidad, ya que las mothers de gaming de alto rango incluyen los elementos que los expertos en música y audio buscan en sus equipos. A esto se suman contactos y conectores enchapados en oro para una mejor conductividad, junto con puertos USB con energía filtrada en caso de que se utilicen convertidores digital-analógico (DACs) externos.

MEMORIAS Y OTROS COMPONENTES

Al hablar de memorias, para los juegos no es tan importante la capacidad como la velocidad. “A una planilla Excel puede no importarle con qué velocidad las cosas entran y salen de la RAM, siempre y cuando haya suficiente, pero para juegos de alta velocidad, una memoria rápida y de baja latencia puede tener un impacto muy significativo en los FPS”, señala Jae Alexis Lee, especialista en ensamblaje de PCs de gaming, calificada como la más leída en Quora (www.quora.com). “No puedo recordar el último módulo de RAM que compré que no tuviera disipador de calor y no presentara algún nivel de overclocking”.

itsitio_epigrafe_geforcextitan

La marca HyperX, subsidiaria de Kingston, pone especial atención al valor que agrega a sus módulos de memoria para atraer la atención de los gamers. Sus módulos Fury se instalan sin ningún esfuerzo y realizan overclocking automático, ajustando su velocidad a la máxima que permite el BIOS de la mother manteniendo la estabilidad y confiabilidad en el funcionamiento. G.Skill, por su parte, también apunta a los gamers con sus nuevos productos: recientemente anunció sus kits Trident-Z de 8 GB (2 x 4 GB) DDR4 de 4333 MHz. Estos módulos presentan latencias CL 19-26-26-46 operando a 1.4 V.

El sistema de enfriamiento por agua es hoy en día un elemento casi obligado para las PCs de juegos de alta gama, particularmente si se utiliza overclocking para elevar la frecuencia de los procesadores. “Las CPUs y GPUs de alto rango producen una gran cantidad de calor, y mantener fríos a esos componentes durante largas sesiones de juegos evita interrupciones, lag y otros problemas de performance relacionados con el calor”, explica Jae Alexis. “Al usar enfriamiento por agua se puede incrementar la superficie disponible para disipar calor y mover ese calor más eficientemente lejos de los componentes”.

Otro aspecto que tiene que ver con el enfriamiento lo representa la administración de cables y la utilización de fuentes de energía modulares. Una adecuada y ordenada disposición de los cables fomenta el flujo de aire para ventilación de los componentes, además de reducir la acumulación de polvo dentro del equipo, la cual también atenta contra el enfriamiento de los componentes. La fuente de energía debe ofrecer potencia de sobra para abastecer la suma del consumo de todas las piezas: CPU, GPU, memorias, discos, motherboard, sistema de cooling y periféricos conectados por PCI o por USB sin alimentación propia.

Los medios de almacenamiento no influyen demasiado en la performance del equipo durante una sesión de juego, pero sí afectan seriamente el tiempo de carga. “A los gamers les gusta jugar juegos, no les gusta esperar para jugar los juegos. Nadie quiere ver las pantallas de carga”, afirma la experta en ensamblado de equipos de gaming, quien agrega que “nadie quiere ser ese tipo del que sus compañeros de equipo se burlan por ser el último en entrar al ruedo, mientras los demás esperan listos para la acción”. El agregado de un SSD a una configuración RAID que incluya un par de discos HDD de alta capacidad suele ser suficiente para acelerar las cosas de forma tal que los tiempos de carga sean tolerables.

La frutilla del postre está en las luces, los paneles translúcidos y los gabinetes personalizados. Una PC de juegos no sólo debe funcionar en forma óptima; también debe verse bien, por lo cual no deben descuidarse los aspectos estéticos que los gamers tanto valoran. A su vez hay muchos pequeños detalles que, a pesar de ser estéticos, tienen una importancia para elevar la calidad de funcionamiento del equipo: juntas de goma para aislar discos rígidos del gabinete y reducir el ruido; montajes de ventiladores anti-vibración; ventiladores con presión estática en los radiadores; filtros de polvo en las tomas de aire; gabinetes con aislamiento sonoro, y la lista sigue. “No hay detalle muy pequeño cuando se considera el ensamblaje de un equipo de gaming”, concluye Jae Alexis Lee.

ITSitio_200416_HEAD_Nota_Portal_Gaming_form
 
 

Acerca de Luciana Zazzali

También puedes ver

ITSitio_Dest_asrock_300

Llegan nuevos modelos de Beebox de ASRock

El fabricante presentó nuevos modelos de su Mini PC en formato NUC que contarán con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *